Utilizamos cookies para mejorar el servicio y los contenidos que ofrecemos a nuestros usuarios mediante la recogida de datos meramente estadísticos y anónimos. Si continúa navegando consideramos que acepta la instalación de las mismas. En caso de no aceptar, es posible que algunos servicios de la página no se muestren correctamente o queden inhabilitados.
Aceptar Más información

Arte y cultura

Un color, un sonido, una emoción, un sentimiento, una sonrisa, un olor... Todos y cada uno de nuestros sentidos se agudizan para descubrir un detalle que haga eterno un simple paseo por sus románticas calles, la experiencia de compartir su historia, costumbres y leyendas o el privilegio de vivir sus tradiciones milenarias, expresiones artísticas o manifestaciones culturales.

 

1 día. Santiponce

 

Para una estancia breve, es obligada la visita a la eterna ciudad de Itálica, en Santiponce. Este Complejo Arqueológico es el más antiguo asentamiento romano de la Península Ibérica. Su origen se remonta al siglo III a.C., cuando al término de la Segunda Guerra Púnica, Escipión reparte entre sus hombres algunas tierras en el valle del Betis, fundando un pequeño asentamiento para sus veteranos que recibe el nombre de Itálica, en recuerdo del origen de aquellos primeros colonos.

En Itálica se puede diferenciar la "vetus urbs" (ciudad vieja) y la "nova urbs" (ciudad nueva). La ciudad vieja yace bajo el casco urbano de la actual localidad, asentada en este lugar desde el siglo XVII, mientras que los restos de la “nova urbs”, que aún se conservan, son visitables. De amplias calles empedradas, la opulenta ciudad estaba constituida por unos seis edificios públicos y cerca de cincuenta casas. Algunas conservan mosaicos de gran belleza, que antaño decoraron sus suelos, como la de los Pájaros, la de Neptuno y la del Planetario.

De Itálica destacan, sobre todo, dos magníficas construcciones de ocio: su sensacional anfiteatro y el teatro. El primero, era uno de los más grandes del imperio, con capacidad para 25.000 espectadores. El segundo, situado en el casco antiguo de la ciudad, es un edificio de piedra caliza adornado con mármoles policromos.

Antes del merecido almuerzo, tendrás tiempo de visitar el popular Monasterio de San Isidoro del Campo, fundado en 1301 por Guzmán el Bueno y su esposa María Alonso Coronel, en el lugar donde fue enterrado San Isidoro, siendo el primer edificio declarado Monumento Artístico Nacional en la provincia de Sevilla en 1872.

El espectacular conjunto destaca por su arquitectura mudéjar, las esculturas de Martínez Montañés y sus pinturas murales, y se completa con el Claustro de los Muertos, el de los Evangelistas, la Sacristía y la Sala Capitular (decorada a imitación de El Escorial), el refectorio, el Claustro Gótico y la Torre Barroca.

Es el momento de escoger, entre los numerosos y reconocidos restaurantes de la localidad, un lugar para degustar las especialidades de la zona: el excelente arroz con pollo, sus aliños, el pollo entomatado, carnes a la brasa y la exquisita sopa de picadillo. Para más información sobre restauración, puedes consultar el enlace Dónde comer.

Mientras va entrando la tarde, puedes ir preparando la última visita. A tan sólo 6 Km., en el término de Valencina de la Concepción, se encuentra uno de los conjuntos dolménicos más importantes de Europa, formado por el dolmen de la Pastora, el de Matarrubilla y el dolmen de Ontíveros, los dos primeros visitables. Son estructuras de complicada arquitectura, formada por un corredor y una cámara circular, donde se realizaban enterramientos colectivos.

Puedes consultar Dónde dormir para encontrar hoteles por la zona del Aljarafe. 

 

Ver itinerario 2 días

 

Vídeos

Bookmark and Share
C/ Leonardo Da Vinci, 16 (Isla de la Cartuja), 41092 Sevilla | Tlf.: 954486800 | Desarrollado por INPRO | infoturismo@prodetur.es | Icono de conformidad con el nivel doble-A de las pautas de accesibilidad WAI
Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de cookies