Santiponce Itálica

Patrimonio

Un inmenso legado por descubrir

Callejón del Niño Perdido

744
1

Se encuentra en pleno corazón del casco histórico de Utrera. En su tiempo también fue utilizado como una pequeña puerta para atravesar las murallas. Su curiosa puerta de entrada, donde se encuentra una cruz y una concha, quizás una de las señales del Camino de Santiago, y sus paredes encaladas, repletas de macetas con flores, nos trasladan directamente a otra época. En la actualidad, sigue siendo un punto importante en el casco histórico de Utrera, aunque ha perdido su importancia dentro de la vida de la ciudad.

Su estructura, angosta y retorcida, nos indica que estamos entrando directamente en la antigua judería de Utrera. De esta forma, guarda claro parecido con los barrios que los judíos ocuparon en toda Europa al comienzo de la Edad Media. Esta pequeña calle la ocuparon los judíos en su tiempo, ya que incluso se han encontrado restos de lo que fue una antigua sinagoga, que se convertía en el centro de reunión de la comunidad judía.

El Niño Perdido en Utrera dejó de ser el centro de la actividad comercial de la villa para convertirse en un hospital. Una de las hipótesis que barajan los diferentes historiadores es que poco después terminó convirtiéndose en una casa de expósitos, que era el lugar a donde iban a parar los niños abandonados. Es en este momento, por tanto, cuando el lugar adquiere el nombre que va a llegar hasta nuestros días, el Niño Perdido. Uno de los elementos más característicos del lugar es el retablo cerámico del Niño Perdido. Los estudios arqueológicos de la zona también han indicado que este callejón fue utilizado en su día como cementerio. En la actualidad, la zona se encuentra ocupada por viviendas particulares y locales de restauración.

0 comentarios

Nuevo comentario

Los comentarios son moderados, así que tardan un tiempo en aparecer. Si contienen lenguaje ofensivo no serán publicados.