Romerías

Sevilla enamora

Las vidrieras de la Catedral de Sevilla constituyen uno de los conjuntos más extensos, homogéneos y mejor preservados de las catedrales españolas. Las 138 vidrieras conservadas suponen, además, un magnífico capítulo para conocer la historia de esta técnica en la península Ibérica, desde el siglo XV hasta el XX.

En la parte norte del casco histórico de Sevilla, entre el río y la antigua laguna de la Feria se ubicaba el antiguo convento de clausura de las Hermanas Clarisas.

Esta iglesia combina la tradición constructiva islámica con el arte gótico que aportaron los conquistadores cristianos llegados desde Castilla. La fachada principal data de la segunda mitad del siglo XIII, destacando la excepcional portada labrada en piedra y constituida por un arco apuntado con arquivoltas y baquetones.

La iglesia de San Martín es uno de los templos más antiguos de la ciudad. Su construcción debió de realizarse durante el siglo XV y se cree que en ella intervino Alonso Rodríguez, maestro mayor de la propia Catedral.

En Sevilla, Alfonso X decide la edificación de las Reales Atarazanas en 1252 con el fin de construir galeras fuera del recinto amurallado y muy cerca del Guadalquivir, en la zona comprendida entre la Torre del Oro

El monasterio de San Isidoro del Campo fue fundado en el año 1301 por Alonso Pérez de Guzmán y María Alonso Coronel en un lugar cercano a las ruinas de Itálica donde, según la tradición, fue enterrado San Isidoro de Sevilla.

Situada en la Plaza de España es una construcción de estilo mudéjar de una sola nave y sencillo aspecto exterior que data de los siglos XV y XVI. La portada es gótica, de 1400, y reformada en 1500. En su fachada podemos observar restos de una columna de estilo corintio.