Pinares de Doñana

Espacios naturales

Más de trescientos parajes y reservas naturales

Sierra de Becerrero

218
2

El macizo de la Sierra de Becerrero, también llamada Sierra de Estepa, está declarada Complejo Serrano de Interés Ambiental, y se sitúa entre las poblaciones de Estepa, Gilena, Pedrera y Lora de Estepa, apareciendo como una brusca elevación en un entorno bastante llano. 
 
La zona sur del término de Estepa presenta un relieve montañoso, ya que en ella se encuentran las primeras estribaciones de la zona Subbética de las cordilleras Béticas, que se extienden por el sur de la provincia de Sevilla y por la parte norte de las provincias colindantes de Málaga y Cádiz. En esta zona del término de Estepa las altitudes de sus cerros son moderadas, entre los 400 y los 845 m, correspondiendo la máxima altitud al pico Becerrero. 
 
Los materiales que componen la sierra son principalmente carbonatados, encontrándose en ella una roca caliza de gran pureza, que siempre ha sido muy apreciada para su uso comercial. La naturaleza del sustrato de esta sierra hace también posible la existencia de un importante acuífero kárstico, cuyas aguas subterráneas son aprovechadas para el abastecimiento urbano y para el riego del olivar, el principal cultivo de la zona. El agua procedente de la sierra brota por algunos manantiales a sus pies, siendo el más conocido el de Roya, que alimentaba una fuente rural y un abrevadero de ganado y que tuvo gran importancia por su cercanía al casco urbano y a la cañada real de Ronda a Écija. 
 
En la Sierra de Becerrero predominan el pastizal, el olivar y el pinar de repoblación, existiendo alguna pequeña mancha de encina y acebuche. Toda la zona forestal sirve de refugio a una gran cantidad de especies de aves. Los principales aprovechamientos de la sierra son forestales, de pino carrasco, cinegéticos y mineros, tanto de extracción de yeso como de cantería. La famosa caliza de Estepa ha sido utilizada en edificios históricos, como la catedral de Cádiz y la antigua Fábrica de Tabacos de Sevilla. 

A los pies de la Sierra de Becerrero, en el término de Gilena, existe una surgencia de agua que da lugar al conocido manantial del Ojo, cuyas aguas eran utilizadas para abrevar las caballerías que circulaban por el camino real de Granada y para el funcionamiento de varios molinos harineros.
 
El término de Lora de Estepa es bastante llano, aunque destacan algunas zonas con elevaciones moderadas, como esta Sierra de Becerrero, y los cerros de Hacho y Hachillo. Al término municipal de Lora de Estepa pertenece una pequeña zona de La Sierra de Becerrero, en concreto encontramos aquí los cerros de Guinchón y Piedra del Águila, de gran interés paisajístico y naturalístico. Estas zonas serranas son de enorme interés para el municipio, ya que la vegetación natural de este término está restringida a las laderas de fuerte pendiente de los cerros, donde no se pueden realizar prácticas agrícolas. 
 
La parte de la vertiente sur de la Sierra de Becerrro pertenece al término municipal de Pedrera, donde aparece como una brusca elevación en la zona norte del término, en la que destaca por su altura el cerro del Ojo. La Sierra de Becerrero es de gran importancia para Pedrera, ya que en ella se conservan los únicos reductos de vegetación natural presentes en el municipio, con manchas de pino carrasco y matorral mediterráneo, siendo además la zona de mayor valor paisajístico del término. El relativo aislamiento de esta sierra ya dentro de la campiña sevillana, algo separada del resto de las formaciones de la Subbética, unido a la abundancia de agua que aflora procedente del subsuelo, hizo que este enclave fuera uno de los primeros lugares poblados de la zona.
 
El acceso es libre. La carretera A-353 entre Gilena y Estepa, atraviesa la zona occidental de esta sierra en el término de Gilena.

Comarca
Categoría
Espacios de esparcimiento
Superficie
3200.00 Ha
Flora

En cuanto a la vegetación se pueden encontrar entre otras las uñas de gato, la hierba de la Lucía, el espino negro, espliego, etc.

Fauna

En lo referente a la fauna, se puede observar en este entorno la perdiz roja, el buitre leonado, el cernícalo primilla y el búho real, entre otros.

En los pinares hay que destacar la presencia de piquituerto, siendo éste uno de los pocos lugares de la provincia donde se localiza la especie. Además se pueden encontrar collalba, curruca, cernícalo, ratonero, aguilucho cenizo, pito real, herrerillo capuchino, totovía, reyezuelo listado y escribano roteño. 

Etiquetas

0 comentarios

Nuevo comentario

Los comentarios son moderados, así que tardan un tiempo en aparecer. Si contienen lenguaje ofensivo no serán publicados.