La provincia de Sevilla

Nuestra provincia

Vida y paisaje en una provincia diversa y monumental

La Campana

304
5

La Campana, una escapada a la Campiña

La Campana es un pueblo de la Campiña sevillana que aún conserva sus costumbres y tradiciones. Aquí verás muchos enseres fabricados con hoja de palma. Y es que el trabajo de la pelita fue antaño el que hizo crecer la economía local junto con la agricultura. Sobre todo la producción de aceite y la aceituna de mesa, una industria aún presente en esta localidad. 

Al parecer, los orígenes de La Campana se remontan hasta antes de la Edad del Bronce, como lo demuestran los restos hallados en la zona, en el lugar llamado el "Chaparral", en el "Pozo de la Anea" y en los restos de la Ermita de Santa Marina, donde se cree que hubo algún tipo de asentamiento humano.

También se encuentran vestigios romanos en la Cañuela, la Mesa y el Villar del Almirante. Determinados hallazgos y estudios han demostrado que en el lugar donde actualmente se ubica La Campana existió un núcleo urbano en la época romana.

No se vuelven a tener noticias históricas de la época árabe y visigoda del lugar hasta el siglo XIII. Su nombre actual puede derivar de dos hipótesis: una, la ubicación del pueblo, la denominación de la zona en la que se encuentra enclavado, “La Campiña”; la otra, de la campana que se tocaba a rebato para anunciar las incursiones de los moros, época en que la frontera del reino de Granada, la llamada banda morisca, se encontraba muy cerca de la antigua villa.

La localización del núcleo urbano data del año 1412, cuando fue donada a Miguel Bocanegra por el rey Juan II de Castilla, para que fundara una población de hasta cincuenta vecinos. El primero la entregó posteriormente a su hija en concepto de dote, al casarse con el Conde de Arcos.

Con la llegada de los Trastámaras y debido a las necesidades de la Monarquía, tiene lugar la venta de La Campana, que hasta 1558, había sido lugar de jurisdicción de Carmona, y donde sus vecinos aprovechaban los recursos de esas tierras. En dicho año, Felipe II otorgó la aldea a don Fadrique Enríquez de Ribera, primer señor de La Campana, y de esta manera quedaría hasta 1810 (fecha de la abolición de los señoríos) vinculada a una de las familias más poderosas de la Baja Edad Media. 

Rodeada de olivos, campos de cereales y fincas ganaderas, La Campana es un destino clave si necesitas desconectar de todo. Su idiosincrasia está muy marcada por su entorno rural. Encontrarás gente amable y acogedora, que hará que te sientas uno más del municipio. Es muy agradable pasear por sus tranquilas calles. En las que encontrarás los palacetes típicos de la época del señorío andaluz.  Unos edificios que junto a las iglesias forman parte de su conjunto patrimonial.

Pero lo más esperado en esta villa es la Romería en honor a la Virgen de Fátima. Se celebra en mayo y todo el pueblo participa. Así que intenta coincidir tu visita con este día grande, será una experiencia inolvidable. Y, por supuesto, tienes que probar el dulce típico de La Campana, la empanada de azúcar y canela, elaborada de forma artesanal.


Cómo llegar

Si vas en coche desde Sevilla, debes coger por la autovía A-4 hasta la salida 482. Ahora enlaza con la carretera A-456 y llegarás a tu destino. 

No cuenta con estación de tren, pero puedes viajar en autobús desde la estación de Plaza de Armas en la capital.


Cómo moverse

Camina, pasea y descubre esta encantadora localidad de la Campiña. También puedes llevar tu bicicleta y recorrer sus senderos por su paraje natural. 


Razones para visitar

  • Visita la Iglesia de Santa María la Blanca, símbolo de La Campana por sus dos torres de diferente altura. 
  • Ven en mayo y disfruta de la Romería de la Virgen de Fátima, una de las fiestas más importantes de la localidad. 
  • Contempla las hermosas yeserías de la Capilla de San Lorenzo, tomadas como ejemplo en muchos libros de Historia del Arte. 
  • Vive la fiesta del patrón, San Nicolás de Tolentino, en septiembre, con la tradicional suelta de vaquillas. 
  • Pasea por la calle Larga para ver las majestuosas casas palacio de La Campana. 
  • Si te gusta lo dulce, te encantará la empanada de azúcar y canela, típica de La Campana. 
  • No te pierdas la Semana Santa y prueba el plato dulce tradicional de estas fechas, las castañas pilongas. 


Qué visitar

Comienza tu visita en la céntrica Plaza de Andalucía, allí se encuentra la Iglesia de Santa María la Blanca. Es todo un símbolo de la localidad por sus dos torres asimétricas. En un lateral verás la puerta del Evangelio, que servía para que los marqueses de Villanueva entraran a la iglesia desde su palacio situado en frente. La curiosidad es que estos nunca estuvieron en La Campana. 

En el interior de la iglesia está la imagen de la Virgen de Consolación, del siglo XIV. Es la más antigua del pueblo. El retablo mayor lo preside el patrón de la villa, San Nicolás de Tolentino. Otro dato curioso es el Cristo de la Vera Cruz que alberga este templo. Fue traído a hombros desde Sevilla por los campaneros allá por 1616. 

Dirígete ahora a la calle Larga y en tu paseo contemplarás las hermosas casas palacio típicas de La Campana. A unos cuatro minutos andando te cruzarás con la Iglesia de San Lorenzo.  Esta capilla es famosa por sus yeserías del altar y de su cúpula, mostradas como ejemplo en algunos libros de arte. 

A pocos metros tienes otro edificio religioso muy importante del patrimonio local, el Convento de San Sebastián. Desde 1833 dejó de ser habitado por la Orden Franciscana, pero su valor artístico es incalculable. 

Por último, a las afueras tienes el Parque de la Atalaya. En él puedes disfrutar de su zona merendero o si te quedan fuerzas, pasear por sus senderos. 


Entorno

La Campana está a unos 59 kilómetros de Sevilla, en plena comarca de la Campiña. Su entorno natural lo forman tierras de cultivo de cereal, olivar y fincas ganaderas. Además, su término está limitado por el arroyo Gamonal, al oeste, y el de Santa Marina, al este.

Comarca
La Campiña
Extensión
126.00 Km²
Altitud
133.00 m
Nº habitantes
5.281
Etiquetas

0 comentarios

Nuevo comentario

Los comentarios son moderados, así que tardan un tiempo en aparecer. Si contienen lenguaje ofensivo no serán publicados.