Osuna Colegiata

Sevilla, bella y diversa

Es de las más antiguas del municipio y se situa en la calle Olmo, junto a la Avenida de Andalucía, la principal cerca de la carretera de Sevilla. Se trata de una fuente construida en mármol blanco con tres grifos que vierten en un pilar. Está constituida por un frontal adosado a una casa y rematado por tres bolas.

Fuente de época islámica, servía para el regadío de los campos de los alrededores y como abrevadero para el ganado. Es uno de los escasos testimonios del pasado musulmán en Alanís.

El manantial de Fuente Abades de El Garrobo se encuentra a unos 3 km al noroeste de esta localidad, por la Nacional 433, dirección a Aracena.

Se encuentra en el borde noreste del casco urbano, en el camino antiguo de la venta El Alto. Está señalizada con un cartel del Ayuntamiento en el que reza que la construcción de la fuente se produjo en 1928. El manantial del que procede el agua suministra al pueblo y existe un lavadero que ya no se utiliza pero está bien conservado.

La Fuente de la Salud o, como es conocida, Fuente de los Caños, se encuentra prácticamente en lo que es conocido como el centro del pueblo, es decir La Plazoleta. Está hecha de ladrillos y algunos azulejos, la inauguró el 8 de septiembre de 1894 el alcalde Rafael Galindo Abril y fue construida por el alarife Jacobo Espínola Gómez.

En la base de unas rocas sobre el cauce del arroyo El Salado aflora un manantial de aguas sulfurosas que tradicionalmente se ha utilizado para curar las enfermedades de los ojos y las erupciones de la piel.

Su manantial procede de la Sierra del Tablón con un agua fresca en verano y tibia en invierno de muy buen sabor que, después de servir de abrevadero para animales, es utilizado para regar una huerta.