turismo activo

Turismo activo

Ponte a prueba en un entorno natural inigualable

Ruta Ermitas: Guadalcanal - Alanís

89
3

Guadalcanal

Aunque se han encontrado vestigios íberos y algunos historiadores sostienen que Guadalcanal sería la Tereses nombrada por Plinio el Viejo en su Historia Natural, el primer asentamiento importante en esta población data de época árabe, bajo el nombre de Wad al-Qanal, “río del canal”, o según una etimología popular, “río de creación”. La historia de Guadalcanal siempre ha estado ligada al concepto de frontera, de límite entre territorios, por lo cual estuvo reciamente fortificada. Restos de muralla han sido hallados en los alrededores de la Parroquia de la Asunción.

En 1241 fue arrebatada al dominio árabe por Rodrigo Íñiguez, decimoquinto Maestre de la Orden de Santiago, y hasta 1833 perteneció a Extremadura, lo que ha influido en su arquitectura y etnografía.

Su centro histórico está lleno de bellos ejemplos de arquitectura religiosa y civil. Buena muestra de ello es la Iglesia de Santa Ana. Guadalcanal, a su vez, dio nombre a una de las Islas Salomón, la Isla de Guadalcanal, bautizada así por Pedro de Ortega Valencia, natural de la localidad y oficial en la expedición de Álvaro de Mendaña en el Pacífico de 1567-1569.

No  hay  mejor  lugar  para  empezar  nuestro  largo recorrido  que la ermita  del  Cristo  de  la  Salud.  Situada  extramuros  de  Guadalcanal,  a  unos  300  metros  de  la  zona  norte  de  la  localidad,  tanto la ermita como el humilladero anejo, son construcciones del siglo XVIII. Los viajeros que por este camino transitaban, solían detenerse en este santuario para implorar suerte en el viaje los que partían o dar gracias los que regresaban. Poseía unos azulejos con un crucificado, bajo el cual, una cartela nos informa que el Cardenal Solís, arzobispo de Sevilla, concede cien días de indulgencias al que rezare un credo delante de este Cristo. Actualmente se conserva una copia en la iglesia de Santa Ana.

A 11 kilómetros del pueblo, situada en el extremo Nordeste del término municipal, nos encontramos la ermita  de  Nuestra  Señora  de  Guaditoca,  Patrona  de  la  localidad.  El  Santuario  fue  construido en el año de 1647 , posee una sola nave dividida en varios tramos por pilares y arcos de medio  punto.  Las  bóvedas  de  arista  dan  paso  a  una  cúpula  elíptica.  La  decoración  arquitectónica  está ejecutada a base de elementos del Toscano. Su riqueza decorativa es excepcional, con pinturas originales de los murales, realizada por Juan Brieva de Llerena, de principios del XVIII.

Enclavada extramuros, se encuentra la ermita de San Benito Abad. El cuerpo del edificio se alzaba sobre cuatro arcos de ladrillos, estando cubierto de madera tosca y tejado a dos vertientes. Esta ermita es una construcción mudéjar, quizás de la primera mitad del siglo XV.  Se compone de una nave cubierta por bóveda de cañón y lunetos, casquete esférico en el antepresbiterio y cúpula en el camarín. En el muro del evangelio existe una portada con arco apuntado y en el de la epístola, una puerta mudéjar de época tardía. Actualmente es propiedad privada, pero están abiertos a recibir visitas.

Comenzamos nuestra singular aventura en Guadalcanal, por excelencia, la localidad serrana de las ermitas. Iniciamos el camino en la ermita del Cristo de la Salud tras, como manda la tradición, acercarnos a su humilladero para implorar suerte en nuestro viaje y dar gracias por los que regresan.

Una vez en el camino, comenzaremos a descubrir el paisaje de la Sierra Morena Sevillana, que no es más que parte de nuestra sierra madre, la romántica Sierra Morena andaluza. Nos alejaremos de la localidad entre olivares, aunque poco a poco nos adentremos en algunas zonas de dehesa y monte bajo, los olivos los tendremos siempre presentes, nos sorprenderá la capacidad que tienen para adaptarse a terrenos con mucha pendiente.

Con un camino afable y generalmente en descenso, llegaremos hasta la carretera SE-165, tras cruzar el Arroyo de los Barrancos a la altura de las Casillas Nuevas de la Urbana.

Una vez que abandonamos la carretera, alternando veredas y caminos, recorreremos en sentido inverso el paisaje del que hemos disfrutado hasta ahora. De una dehesa abierta, pasaremos a adentrarnos entre olivares según nos acerquemos a Alanís de la Sierra, cuyas casas blancas y castillo divisaremos algún kilometro antes de llegar a nuestro fin de etapa. Al llegar al pueblo, buscaremos la Plaza del Ayuntamiento y rodeamos la iglesia, subiendo por la calle Jesús. Llegamos a la ermita de Jesús Nazareno.

URL Rutómetro
Categoría
Trazado
Dificultad
Longitud
16.65Km
Etiquetas

0 comentarios

Nuevo comentario

Los comentarios son moderados, así que tardan un tiempo en aparecer. Si contienen lenguaje ofensivo no serán publicados.