turismo activo

Turismo activo

Ponte a prueba en un entorno natural inigualable

Ruta Ermitas: Constantina - Cazalla de la Sierra

68
3

Constantina

Visitar Constantina es dar un paseo por la Historia, descubrir y conocer entre sus calles vestigios y huellas de las distintas civilizaciones que forman parte de la memoria y el legado histórico de uno de los pueblos más importantes de la comarca. Todo el conjunto presenta interés para quienes se sientan atraídos por la arquitectura popular, por ello la mayor parte del núcleo tradicional y su entorno fue declarado, en junio de 2004, Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de Conjunto de Interés Histórico-Artístico. Esta relevancia se demuestra por la cantidad de edificios y monumentos tanto religiosos como civiles que se reparten por su nucleo urbano. Es aconsejable recorrer las calles de la ladera del Castillo, en cuya zona meridional está el barrio de “La Morería” que aún mantiene, en buena medida, las formas de construcción y el trazado musulmán, siendo la zona más primitiva de la población.

Un paseo por la Iglesia de Santa María de la Encarnación o por la peatonal calle Mesones, en el centro, con sus terrazas y comercios, puede servirnos para descansar y desconectar del largo recorrido que tenemos acumulado en nuestras piernas.

Constantina posee varias ermitas, tanto dentro como fuera del municipio. Una de las más mágicas y a la vez desconocidas es la ermita de la Hiedra. Obra de gran interés aunque lamentablemente sólo conserva el recinto exterior, incluida una portada que perteneció según la tradición al desaparecido convento de San Francisco, y que responde a un sencillo trazado renacentista atribuido al propio Hernán Ruiz II, que intervino en el diseño de la torre parroquial. Está fechada en una de sus albanegas en el año 1570. Se mantiene también la espadaña, curiosa por su trazado asimétrico. Pero de su estructura interna no se conservan sino fragmentos muy deteriorados de sus muros.

La ermita de Ntro. Padre Jesús, construida alrededor de 1716, responde a un sencillo estilo barroco sevillano en una sola nave con cúpula de casquete semiesférica, retablo mayor, corocampanario y acceso a dependencias de Sacristía y Casa-Hermandad desde la misma nave. Cabe destacar una sencilla espadaña barroca de dos cuerpos que remata la fachada de los pies.

Situada a 2 kilómetros del casco urbano encontramos la ermita de Ntra. Sra. del Robledo. Su parte más primitiva responde al modelo mudéjar, con tres naves, separadas por arcos apuntados encuadrados en alfiz y presbiterio cubierto por una cúpula de media naranja decorada con pinturas murales. A principio del siglo XVIII se realiza una transformación en la cabecera que a fines del mismo siglo terminaría por transformarse definitivamente en el actual camarín con decoración propia del último barroco sevillano.

Partimos desde la ermita de la Hiedra, a las afueras, subiendo siempre hasta las mismas faldas del Castillo de Constantina. Poco a poco sumaremos pasos, recorriendo pequeños olivares que de vez en cuando nos dejarán entrever algunas panorámicas de la localidad. Nos acercamos a un bosque de castaños que no nos dejará indiferentes, ofreciéndonos fresca sombra en los meses calurosos y un paisaje de ensueño en los meses fríos, tanto en su máximo colorido durante el otoño, como en su desnudez de los meses invernales. No nos extrañemos si nos cruzamos con los denominados seteros (buscadores de setas), pues esta fértil tierra nos ofrece algunas de las variedades más demandadas, como son los Boletus o la Amanita Cesárea.

Disfrutaremos durante algunos kilómetros del típico paisaje serrano, hasta que nos encontremos con la Rivera del Huéznar, para disfrutar de un ecosistema de rivera excelentemente conservado y un bosque galería que nos acompañará en todo el tramo que caminemos junto a ella. También tendremos siempre cerca la vía del tren, hasta tres veces la cruzaremos, dos por debajo de ella y una a su nivel.

Cazalla de la Sierra

A lo largo de este cauce se reparten varias aéreas recreativas, en cualquiera de ellas podremos realizar un descanso antes de comenzar la última subida que nos llevará a Cazalla de la Sierra. Si estamos atentos, a nuestra izquierda podremos ver, cerro arriba, la ermita de la Virgen del Monte. Cruzaremos la vía y nos adentraremos en una finca de explotación ganadera, más concretamente de cerdos ibéricos. Nos acompañarán mientras dure este tramo ascendente, desde el que podremos disfrutar de camino recorrido desde la rivera. Pocos metros nos faltan en este punto para encontrarnos con un camino que nos llevará hasta Cazalla por su zona más fértil, pues lo haremos por un lugar cuyas huertas llevan cultivándose siglos. Podemos visitar a nuestro paso alguna de ellas, incluso comprar la ensalada para la cena, directamente del hortelano, en huertas como la del Azahín

URL Rutómetro
Categoría
Trazado
Dificultad
Longitud
22.56Km
Etiquetas

0 comentarios

Nuevo comentario

Los comentarios son moderados, así que tardan un tiempo en aparecer. Si contienen lenguaje ofensivo no serán publicados.