La provincia de Sevilla

Nuestra provincia

Vida y paisaje en una provincia diversa y monumental

Lebrija

675
3

Lebrija, luz de la marisma en el Bajo Guadalquivir

Lebrija es uno de los enclaves más señeros del Bajo Guadalquivir. Una ciudad entre marismas, viñedos y alfares que se alza imperante en la frontera con la provincia gaditana. Su historia romana y medieval ha quedado impresa en todo su patrimonio artístico. Descubrirás la antigua Nabrissa paseando por sus calles, donde iglesias y casonas se funden con otros edificios de interesante arquitectura popular. De su hermoso paisaje verás destacar una pequeña torre en el horizonte: la Giraldilla. Es llamada así por su parecido a la legendaria sevillana.

Lebrija ha sido a lo largo de su historia escenario ininterrumpido de asentamientos humanos, lo que la caracteriza como uno de los lugares más interesantes de la Baja Andalucía, desde el punto de vista arqueológico y etnográfico. Hay diversas teorías sobre el origen de este pueblo. Estrabón habla de la ciudad turdetana Nebrusa, para otros fue de origen fenicio con el nombre de Lepriptza y una leyenda le atribuye un origen mítico, en la que Baco fue fundador y le dio el nombre de Nebrissa.

Los primeros asentamientos datan de la época prehistórica con restos del Calcolítico encontrados en la zona. Con los romanos fue puerto del lago Ligustino y la llamaron Veneria. Llegó a ser un municipio de derecho romano y acuñó su propia moneda. Durante el periodo de Al-Andalus fue llamada Lebrisah. El wali de Medina Sidonia, Seleyman Ben Mohamed, la reconstruyó casi por completo. La conquista cristiana fue llevada a cabo por Fernando III en el año 1249. Caerá de nuevo en manos de los árabes y en el 1264 será conquistada por Alfonso X. En el 1340 será sometida de nuevo a asedio por los benimerines, sin conseguir conquistarla. Sería durante los siglos XVI, XVII y XVIII cuando la ciudad experimentó un importante auge aprovechando sus recursos agrícolas.

Tierra de alfareros y de grandes artistas, el flamenco es una de sus grandes señas de identidad. Aquí nacieron el cantaor Juan Peña El Lebrijano y el pianista David Peña Dorantes, por quienes el pueblo tiene reconocida fama internacional. En verano se celebra La Caracolá Lebrijana, un festival flamenco de gran importancia en Andalucía que cuenta con más de 40 años de historia.

Otro de los tesoros de Lebrija es su gastronomía. Prueba algunos de sus platos tradicionales como las habas corchas, los caracoles o el ajo refrito. Saben mejor si los acompañas con una copa de vino de la bodega local, única con denominación de origen de la provincia de Sevilla.

Lebrija, donde la Giraldilla presume orgullosa ante la luz de la marisma. Vive sus fiestas, descubre su historia y disfruta de su arte.


Cómo llegar

Para llegar a Lebrija en coche desde Sevilla debes tomar la AP-4 en dirección Cádiz. A la altura de las Cabezas de San Juan coge la salida 44 e incorpórate a la A-471 hasta llegar a tu destino.

Si vas en tren, la línea de cercanías de Sevilla C1 ofrece a lo largo del día paradas hasta Las Cabezas de San Juan y Lebrija. Mientras que si tu viaje es en autobús, la empresa de Los Amarillos es la encargada de disponer este medio desde la Estación Prado de San Sebastián en la capital.


Cómo moverse

Visitar Lebrija caminando por su casco histórico es la mejor opción si quieres conocerla a fondo. De todas formas, esta localidad cuenta con autobús urbano para moverte cómodamente. También tienes a tu disposición servicio de taxi.


Razones para visitar

  • Déjate maravillar por las vistas de Lebrija desde la Giraldilla, la torre de la iglesia de Santa María de la Oliva. Un templo declarado Bien de Interés Cultural.

  • Siente el flamenco en esta tierra de artistas en cualquiera de sus bares o en la peña flamenca Pepe Montaraz.

  • Vive el colorido de sus calles durante la fiesta de las Cruces de Mayo. Aprende a bailar las corraleras en este evento declarado de Interés Turístico de Andalucía.

  • Aprende la tradición alfarera de este pueblo en el taller de Juan Sebastián López o en la cooperativa Cerámica Artística Lebrijana.

  • No te olvides de probar los caracoles a la lebrijana o las habas corchas, platos tradicionales de Lebrija.

  • Haz una visita a la bodega local González Palacios y descubre por qué su vino es el único con denominación de origen de la provincia de Sevilla.

  • Si quieres algo dulce, prueba las coronillas o los rebaños hechos por las monjas del convento de la Purísima Concepción.

  • Disfruta en septiembre de la feria en honor a la Virgen del Castillo, otra fiesta grande de Lebrija.

  • Pasea a caballo por su paraje natural mientras contemplas la belleza de las marismas del Guadalquivir y del Complejo Endorreico Lebrija-Las Cabezas.

Qué visitar

El patrimonio histórico de Lebrija hará que te sumerjas en una mezcla de épocas y estilos, propios de las diferentes culturas que habitaron esta localidad. Te sorprenderá la torre conocida popularmente como la Giraldilla, por su parecido con la de la catedral sevillana. Sus cimientos se alzaron sobre una antigua mezquita y actualmente custodia la iglesia de Santa María de la Oliva. Este templo aún conserva el Patio de los Naranjos y alberga en su interior un interesante Museo de Arte Sacro.

Frente a esta iglesia está la Cilla del Cabildo, un edificio restaurado hoy en día como Casa de la Cultura. Al doblar la esquina, puedes entrar en la Casa de la Juventud para contemplar los restos de la ciudad romana de Nabrissa. Ahora coge fuerzas y anímate a subir a la parte más alta del pueblo. En ella aún se aprecian algunos vestigios del castillo de Lebrija y si sigues caminando, te cruzarás con la ermita de la patrona de esta localidad.

Vuelve de nuevo la Giraldilla. A tan solo dos minutos, te sorprenderás con el callejón de las Monjas, el rincón más pintoresco del pueblo. Adornado de macetas y cruzado por arcos, se ubica en el lateral del convento de la Purísima Concepción. Aprovecha y prueba las coronillas y los rebaños, ambos dulces típicos que elaboran las monjas de este lugar.

Después de hacerte una fotografía en esta bella callejuela, dirígete a la Plaza de España. En ella se erige el monumento al oriundo Elio Antonio de Nebrija, autor del primer libro de la Gramática Española. Sigue después por la calle Corredera y entra en la parroquia de Santa María de Jesús, otra joya patrimonial del municipio.  Si necesitas descansar, haz un pequeño esfuerzo y sube al mirador de la Peña. No te arrepentirás. En él disfrutarás de una imagen inolvidable de Lebrija mientras te tomas un respiro.

Tras la parada, continúa descubriendo los monumentos y capillas de esta preciosa localidad. No te olvides de saborear su rica gastronomía. Puedes terminar la visita en la bodega local y degustando su vino Denominación de Origen. Y por último, realiza alguna actividad al aire libre como senderismo, paseo a caballo o en bicicleta en el paraje natural del Complejo Endorreico de Lebrija-Las Cabezas.


Entorno

Lebrija se sitúa a 76 km de la capital sevillana, enclavada en las marismas de la comarca del Bajo Guadalquivir. Su término municipal forma parte de la Reserva Natural Complejo Endorreico Lebrija-Las Cabezas, Espacio Protegido. Además, su paisaje participa de tres medios físicos distintos: el de las marismas, el de la campiña y el del monte, por encontrarse en las primeras estribaciones de la Sierra Sur.

Comarca
Guadalquivir-Doñana
Extensión
375.20 Km²
Altitud
31.00 m
Nº habitantes
27.432
Descargas

0 comentarios

Nuevo comentario

Los comentarios son moderados, así que tardan un tiempo en aparecer. Si contienen lenguaje ofensivo no serán publicados.