Écija Iglesia de los Descalzos

Sevilla, bella y diversa

La figura de Miguel de Cervantes ha quedado con frecuencia oculta por la proyección de la figura quijotesca, protagonista de su gran creación literaria. Sin embargo, Cervantes tuvo una extraordinaria trayectoria vital. Recorrer los lugares andaluces por los que transitó el autor del Quijote para retenerlos en la memoria es su objetivo.

Rememorar las huellas de Cervantes en la provincia brinda una excelente oportunidad para descubrir la riqueza patrimonial de los pueblos sevillanos que visitó como oficial del Rey y de su Real Hacienda. Todo un tesoro que quedó perpetuado en varios de sus escritos. 

Se situaba en la calle Sierpes y su origen se remonta al Repartimiento de Sevilla tras la conquista de la ciudad por Fernando III en el siglo XIII. Donde hoy se encuentra la taberna Entrecárceles había celdas en las que pasó una temporada Miguel de Cervantes.

El monumento a Cervantes de Mairena del Alcor es una obra escultórica que se encuentra situada en la plaza de Miguel de Cervantes, al pie de la calle del mismo nombre de esta localidad.

Su existencia data de la segunda mitad del siglo XVI. Se encontraba delante de la Puerta de Écija. A comienzos del siglo XVII recibió el nombre de Plaza de la Feria y hoy, tras reiteradas modificaciones, recibe el nombre de uno de los más excelsos literatos españoles.

También conocida como Plaza Cardenal Spínola. 

Esta magnífica pirámide con mediorelieves de Cervantes y Dos Doncellas fue realizada por el escultor Manuel Castaño Beza. Se quería recordar la estancia de Miguel de Cervantes en Castiblanco cuando se dirigía hacía Extremadura para desempeñar su oficio de cobrador de impuestos reales.