Feria

Sevilla, bella y diversa

En 1731, un grupo de muchachos se dedicaban a salir cantando el rosario por las calles «más por diversión pueril que por devoción...». A ellos se le fueron uniendo personas hasta que constituyeron la hermandad de los Servitas cuyo fruto arquitectónico es la iglesia de Ntra. Sra. de los Dolores.

Construida en el siglo XV, presenta una sola nave. Su interior es un bello ejemplo del mudéjar popular con una característica cubierta de madera que recoge una imagen de San Diego, obra de Castillo Lastrucci en el siglo XX. La fachada de los pies corresponde al primer cuarto del siglo XVI. El templo ha sufrido a lo largo de su historia varias transformaciones, la última en 1966.

Primitivamente fue la iglesia del convento de los Mínimos de San Francisco de Paula, siendo actualmente parroquia de Nuestra Señora de la Victoria. 

Iglesia del convento de esa advocación, cuya construcción comenzó a finales del siglo XVI, continuándose en el siglo siguiente. Fue fundada por el IV conde de Ureña. El retablo mayor es obra de Jerónimo Balbás, donde se instala la Virgen de la Esperanza de Remesal. También destaca la presencia de una Virgen embarazada.

En esta ermita se venera la imagen del patrón de Osuna, que procesiona por las calles de la ciudad todos los años el 12 de enero. La iglesia fue construida en el siglo XVII y reformada en el siglo XVIII.

Más conocida como La Compañía, por edificarla los frailes de La Compañía de Jesús en el siglo XVIII, concretamente en el año 1627.

Es destacable en esta iglesia barroca, de una sola nave, su fachada con el blasón de Castilla y León e imagen del Sagrado Corazón de Jesús.

Edificada en 1541, Juan Téllez Girón funda el convento franciscano del Corpus Christi, que en buena parte se conserva en nuestros días.