Osuna Colegiata

Sevilla, bella y diversa

La ‘Ruta Castillos de Sevilla, encuentro de Culturas’ divulga el valioso legado arquitectónico e histórico de estas joyas que albergan numerosos municipios de la provincia, descubriendo al visitante los restos vivos de historia repartidos por la geografía sevillana.

Desde la época musulmana, la defensa de Al-Ándalus se convirtió en un objetivo primordial, alzándose, por tanto, los castillos en fortificaciones ubicadas en lugares estratégicos. La mayoría de ellos tiene más de seis siglos a sus espaldas, testigos de la Edad Media que fueron levantados por la población árabe para defenderse de los cristianos que luchaban por la Reconquista.

Desde la época musulmana, la defensa de Al-Ándalus se convirtió en un objetivo primordial, alzándose, por tanto, los castillos en fortificaciones ubicadas en lugares estratégicos. La mayoría de ellos tiene más de seis siglos a sus espaldas, testigos de la Edad Media que fueron levantados por la población árabe para defenderse de los cristianos que luchaban por la Reconquista.

Desde la época musulmana, la defensa de Al-Ándalus se convirtió en un objetivo primordial, alzándose, por tanto, los castillos en fortificaciones ubicadas en lugares estratégicos. La mayoría de ellos tiene más de seis siglos a sus espaldas, testigos de la Edad Media que fueron levantados por la población árabe para defenderse de los cristianos que luchaban por la Reconquista.

Desde la época musulmana, la defensa de Al-Ándalus se convirtió en un objetivo primordial, alzándose, por tanto, los castillos en fortificaciones ubicadas en lugares estratégicos. La mayoría de ellos tiene más de seis siglos a sus espaldas, testigos de la Edad Media que fueron levantados por la población árabe para defenderse de los cristianos que luchaban por la Reconquista.

El castillo de Peñaflor es una construcción defensiva del bajo medievo.

"Arco de la Rosa", llamada también "Puerta de Sevilla" es una las puertas del  recinto amurallado y es uno de los emblemas que mejor manifiesta la imagen de Marchena. Esta puerta y su conjunto pertenecen a una reconstrucción de 1430, según consta por una bula otorgada por Martín V para favorecer dicha obra.