Santiponce Itálica

Patrimonio

Un inmenso legado por descubrir

Parroquia Nuestra Señora de las Nieves

235
2

La iglesia de Santa María de las Nieves se comenzó a construir en el siglo XIV pero tuvo que ser reedificada tras el terremoto de Lisboa en 1755 que produjo el hundimiento de sus naves, época también en la que se edificaron las capillas laterales de la nave de la epístola, el coro y el cuerpo de campanas de la torre. Su reconstrucción se llevó a cabo por los arquitectos Pedro de San Martín, Tomás Zambrano y Pedro de Silva. De las naves reconstruidas, la central se cubre con techumbre de madera lisa y las laterales con bóvedas de arista, separándolas arcos rebajados. Las capillas anexas en el lado derecho deben ser de finales del siglo XVIII.

Se trata de una iglesia mudéjar con planta de cruz latina y tres naves sostenidas por pilares con presbiterio de bóveda nervada. Tiene coro en alto a los pies, además de las capillas de la nave de la epístola antes mencionadas.

El retablo mayor es barroco, de tres calles, ejecutado entre 1725 y 1734 por Francisco de Acosta y Bartolomé García de Santiago, siendo el maestro dorador Francisco López, vecino de la villa de La Algaba. La principal imagen es la Virgen de las Nieves que preside el altar mayor, obra del siglo XVI. La acompañan en el retablo las imágenes de San Bartolomé (que tuvo mucha devoción por estas tierras aunque hoy está casi olvidado), San Pedro, San Fernando, San Juan Bautista y San Sebastián.

La iglesia en general alberga tallas de escaso mérito, exceptuando la del Cristo de la Estrella, procedente del convento que poseyeron los padres franciscanos en esta villa, un Ecce Hommo en busto del siglo XVII y la de Santa Marta, patrona de La Algaba, tallada hacia 1590. Interesante también es el órgano, cuya caja fue realizada en 1779 por Francisco de Acosta. Su orfebrería es bastante rica y numerosa, siendo algunos elementos labrados por Francisco de Alfaro.

0 comentarios

Nuevo comentario

Los comentarios son moderados, así que tardan un tiempo en aparecer. Si contienen lenguaje ofensivo no serán publicados.